INFECCIÓN URINARIA EN EL EMBARAZO – Bacteriuria - Enciclopedia de Tareas

INFECCIÓN URINARIA EN EL EMBARAZO – Bacteriuria


Nuestro tracto urinario es normalmente estéril, es decir, no contiene gérmenes. Sin embargo, algunas personas pueden tener bacterias detectables en el examen de orina, lo que llama bacteriuria, sin necesariamente indicar una infección urinaria. La presencia de bacterias en la orina sin la ocurrencia de síntomas de infección urinaria se denomina bacteriuria asintomática. En la mayoría de las personas, la bacteriuria asintomática no tiene ninguna relevancia clínica y no necesita ser tratada. Sin embargo, el embarazo es una de las pocas excepciones a esta regla.

Las mujeres embarazadas tienen un mayor riesgo de desarrollar infección urinaria cuando presentan bacteriuria. Los cambios hormonales y en los músculos de los órganos urinarios favorecen el reflujo de la orina y la dilatación de los uréteres, hechos que aumentan el riesgo de bacterias de la vejiga llegar a los riñones, causando pielonefritis.

Además del mayor riesgo de pielonefritis, la bacteriuria asintomática en el embarazo ha sido asociada con un mayor riesgo de nacimiento prematuro, peso fetal y aumento de la mortalidad perinatal.
Por lo tanto, contrariamente a lo que ocurre en las mujeres no embarazadas, en las mujeres embarazadas se indica la investigación de bacterias en la orina aunque no exhiban quejas urinarias. Si la bacteriuria es detectada, aunque no exista cistitis o pielonefritis, se indican antibióticos para esterilizar el tracto urinario y prevenir complicaciones en el embarazo. Si no se trata a tiempo, casi un 40% de las embarazadas con bacteriuria asintomática desarrollarán pielonefritis.

Fuente:


¡Busca en nuestra web!