SÍNTOMAS DE DERMATITIS ATÓPICA



Se llama dermatitis atópica, también llamada eczema atópico, a una enfermedad inflamatoria crónica recidivante de la piel, intensamente pruriginosa, que afecta fundamentalmente las superficies flexoras de codos y rodillas, el cuero cabelludo, la cara y el torso. Esta enfermedad es una afección cutánea común en bebés y niños, pero también puede afectar a adultos. Se presenta a menudo en familias con enfermedades atópicas (dermatitis atópica, asma bronquial y/o rinoconjuntivitis alérgica). Es una de las enfermedades cutáneas más frecuentes.

La dermatitis atópica es una enfermedad típica de los bebés y los niños, pero también puede ocurrir en adultos. El 85% de los casos se presenta en los primeros 4 años de vida; en más de la mitad de estos, la inflamación desaparece por cuenta propia durante los años. Hasta la adolescencia, cerca de un 60 a 80% de los pacientes ya no presentan más eczema.

En general, los adultos con dermatitis atópica son personas que traen la enfermedad desde la infancia. Solamente el 1% de los adultos la dermatitis atópica se presenta después de la adolescencia.

El eczema atópico puede dividirse en tres etapas:

  • Fase infantil (3 meses a 2 años de edad).
  • Fase prepuberal (2 a 12 años de edad).
  • Fase adulta (a partir de 12 años de edad).

El cuadro clínico de los cambios de la dermatitis atópica depende de la fase de la enfermedad.

1- En la fase infantil, el cuadro es de lesiones rojizas, escamosas con costras y picazón intensa. Las caras extensoras de las articulaciones como codos y rodillas, la cara y el cuero cabelludo son los más afectados. En algunos casos, las lesiones pueden ser bastante extensas y ocupan gran parte de la superficie de la piel.

Curiosamente, el área cubierto por el pañal tiende a salvarse. En la etapa aguda de las lesiones pueden existir vesículas (pequeñas burbujas) y eliminación de material purulento.

2- En la fase prepuberal, además del enrojecimiento y de la picazón intensa, también es muy común un engrosamiento de la piel en forma de placas ásperas en los flexores, de las articulaciones, como en la fosa cubital (fosa del codo) y la fosa poplítea (fosa de la rodilla). Cuello, muñecas y los tobillos son frecuentemente afectados. En esta etapa, la piel es muy seca y son comunes las heridas causadas por el acto de rascarse.

3- En la fase adulta, las lesiones de dermatitis atópica suelen ser bien engrosadas y pruriginosas. El eczema puede restringirse a las manos y los pies, pero el cuello, la fosa cubital y la fosa poplítea son también, a menudo, áreas involucradas. La sequedad de la piel borrosa es otro signo común.

Generalmente, el eczema atópico es un cuadro inflamatorio de la piel que va y vuelta, pudiendo haber intervalos de meses o años entre una crisis y otra.

El eczema puede causar picor intenso, y el acto de rascarse la lesión puede dejarla todavía irritada y con picor. El picor puede llevar a lesiones de la piel de la uña, que facilita la invasión y contaminación de las heridas por bacterias, especialmente el Staphylococcus aureus.

La dermatitis atópica no es una enfermedad contagiosa. Se puede tocar en las lesiones libremente porque no existe ningún riesgo de transmisión.

Fuente: