LOS MANANTIALES EN LA CULTURA Y MITOLOGÍA - Enciclopedia de Tareas


LOS MANANTIALES EN LA CULTURA Y MITOLOGÍA


Los manantiales, también llamados vertientes o nacientes, son fuentes naturales de agua que surge o brota de la tierra o entre las rocas, los mismos pueden ser permanentes o temporales.

Los manantiales se originan en la filtración de agua, de lluvia o de nieve, que penetra en un área y emerge en otra de menor altitud, donde el agua no está confinada en un conducto impermeable. Estas surgencias suelen ser abundantes. Los cursos subterráneos a veces se calientan por el contacto con rocas ígneas y afloran como aguas termales.

Dependiendo de la frecuencia del origen (caída de lluvia o nieve derretida que infiltra la tierra), un manantial o naciente puede ser efímero (intermitente), perenne (continuo) o artesiano. Los pozos artesianos son manantiales artificiales, provocados por el hombre mediante una perforación a gran profundidad y en la que la presión del agua es tal que la hace emerger en la superficie.

Cuando el agua aflora a la tierra, puede formar un estanque o arroyo. Las aguas termales, así como los géiseres, también son manantiales.

Metafóricamente, manantiales y fuentes se han considerado en sentido figurado origen de algo: «Esa idea fue el manantial de distintas doctrinas», «Su pensamiento bebe de fuentes marxistas», etc.

Los antiguos griegos y romanos rendían culto a las fuentes naturales, las cuales generalmente eran consagradas a un dios o a una diosa. El famoso manantial de las termas romanas de Bath, en el sudoeste de Gran Bretaña, fue consagrado por los romanos a Minerva, diosa de la sabiduría y de la guerra. Las fuentes ornamentales, en las ciudades de los siglos XVII a comienzos del XX, solían evocar ese carácter sagrado de los manantiales mediante formaciones escultóricas que representaban a las antiguas deidades del agua.

Fuente:

Manantial - https://es.wikipedia.org/wiki/Manantial

¡Busca en nuestra web!