PROCESO DE FABRICACIÓN DE CAL VIVA



La cal, también conocida como cal viva, aérea, de construcción, química, de albañilería y fundente. La cal es una sustancia alcalina constituida por óxido de calcio (CaO) con aspecto de color blanco o blanco grisáceo, que al contacto del agua se hidrata o apaga, con desprendimiento de calor, y mezclada con arena forma la argamasa o mortero.

La cal se obtiene como resultado de la calcinación de las rocas calizas o dolomías; se ha usado desde la más remota antigüedad como conglomerante en la construcción, también para pintar muros y fachadas de los edificios construidos con adobes o tapial —típico en las antiguas viviendas mediterráneas— o en la fabricación de fuego griego.

La cal se obtiene con un alto contenido en carbonato de calcio (CaCO3), a una temperatura de unos 900 ºC según la siguiente reacción:

CaCO3 + calor → CaO + CO2

La calcinación, de manera industrial, tiene lugar en hornos verticales u horizontales rotativos.

De manera artesanal puede ser en un horno tradicional, romano o árabe. La densidad del óxido de calcio es de 1000kg/m3