SÍNDROME DE MANO, PIE Y BOCA



El síndrome de mano, pie y boca, también conocido como enfermedad mano-pie-boca, es una infección viral contagiosa muy común en los niños, que se caracteriza por pequeñas heridas en la cavidad bucal y erupciones en las manos y los pies. En la mayoría de los casos, es una enfermedad suave y benigna que desaparece espontáneamente después de algunos días sin causar ningún tipo de complicación. El mayor problema es, a menudo, el riesgo de deshidratación ya que el dolor de garganta puede hacer con que el niño deje de aceptar alimentos y líquidos.

Este síndrome, generalmente no es solamente causado por el Coxsackievirus A16. Casos de enfermedad de mano, pie y boca también pueden ser causados por otros serotipos del Virus Coxsackie, tales como el Coxsackievirus A2, A4 – A10, B2, B3 o B5. Otros virus, como el Echovirus 1, 4, 7 o 19 o el Enterovirus A71 también pueden causar el mismo síndrome, con signos y síntomas muy similares.

El cuadro clínico es generalmente autolimitado y en todos los serotipos, pero la enfermedad de mano, pie y boca causado por el Enterovirus A71 puede ser más peligroso, visto que puede complicar con casos de encefalitis, meningitis o miocarditis (inflamación del músculo del corazón).

El síndrome mano-pie-boca frecuentemente ocurre en niños menores de 5 años, pero eventualmente puede afectar a adultos.

El virus que causa la enfermedad mano-pie-boca pueden transmitirse por contacto con secreciones respiratorias, secreciones de las heridas de las manos o de los pies y por contacto con heces de los pacientes infectados. Esto significa que puede transmitirse el virus Coxsackie (y otros virus causantes de la mano, pie y boca) en las siguientes situaciones:

  • Besar a alguien infectado.
  • Tener contacto con secreciones respiratorias, generalmente por la tos o el estornudo.
  • Beber agua contaminada.
  • Estrechar la mano de alguien contaminado.
  • Ingerir alimentos preparados por alguien infectado, que no haya hecho la higienización adecuada de las manos.
  • Contacto con juguetes u objetos que puedan haber sido contaminados por manos sucias.
  • Contacto con ropas contaminadas.
  • Intercambiar pañales de niños contaminados.

Generalmente la etapa de mayor contagio del síndrome de mano-pie-boca es durante la primera semana de enfermedad. Sin embargo, inclusive después de la cura, el paciente puede permanecer eliminando el virus en las heces, lo que lo mantiene contagioso durante días o inclusive semanas después de que los síntomas han desaparecido.

La mayoría de los adultos que se infecta con el Virus Coxsackie no desarrolla síntomas, pero pueden ser transmisores asintomáticos del virus.

Fuente: