SANGRE OCULTA EN HECES


Las heces, también conocidas como excremento y materia fecal, consisten en el producto final del proceso de la digestión, formado por los restos de los alimentos que no son absorbidos por el aparato digestivo, tales como fibras y otros componentes que no son útiles para el ser en cuestión.

La sangre oculta en heces es la presencia de cantidades meninas de sangres en las heces, la misma se detesta con una prueba de laboratorio, la misma puede ser utilizada para investigar anemias de causa desconocida, pero su mayor utilidad es para el rastreo del cáncer de colon.

Cabe de destacar que la sangre oculta está definida como aquella que solamente puede ser detectada mediante análisis de laboratorio.

La prueba de sangre oculta se hace mediante la mezcla de las heces recogidas con reactivos químicos específicos. El método con guayacol es utilizado clásicamente y consiste en la envoltura de un poco de heces con un papel empapado con una solución reactiva. Si hay hemoglobina (proteína presente en las células rojas de la sangre) en las heces, el reactivo cambia de color, convirtiéndose en azul.

Esta forma puede detectar sangre oculta en mínima cantidad como la pérdida de solamente 10 ml de sangre durante todo el día. Sin embargo, actualmente, hay más pruebas para la detección de sangre en las heces, tales como las pruebas inmunológicas, que consisten en el uso de anticuerpos contra hemoglobina humana. Estas pruebas son más sensibles y pueden detectar sangrados mínimos, menos de 1 ml.

La prueba de la sangre oculta en las heces también puede detectar la presencia de pólipos intestinales adenomatosos, que son las lesiones precursoras del cáncer, permitiendo al médico hacer un diagnóstico de cáncer del intestino grueso, demasiado pronto, antes de que exista cualquier riesgo de que surja la metástasis.