AVE CIRCUS PYGARGUS | Aguilucho cenizo


Aguilucho cenizo (Circus pygargus), ave con una población estimada de 150 a 200 mil individuos a nivel mundial (Birdlife, 2004). Se calcula que en España existen de 4 a 5 mil parejas de esta ave. Es una especie de ave falconiforme de la familia Accipitridae que habita en el norte de la Región Paleártica e inverna en África y la India. La familia accipitridae, se caracterizan por poseer un pico ganchudo, grande y fuerte, presentan, a su vez, patas y garras fuertes a lo que se suma un excelente sentido de la visión, lo que les permite localizar presas potenciales a gran distancia.

Del aguilucho cenizo no se conocen subespecies: La subespecie es una parte de la especie formada por una o más poblaciones, poco diferenciadas y con una distribución regional concreta.

Alimentación

La alimentación del aguilucho cenizo consta de micromamíferos, grandes insectos, pequeños anfibios y reptiles, y aves de pequeño tamaño.

Aunque es frecuente que se pose en el suelo, en pequeñas elevaciones del terreno o en postes de cercados, se caracteriza por pasar gran parte del día volando en busca de presas, su método para cazar consiste en un vuelo a baja altura y velocidad uniforme sobre los campos. Cuando es posible, a menudo recorre los márgenes de los campos de cultivo y otras zonas de vegetación baja, deteniéndose frecuentemente a otear el suelo para atrapar por sorpresa a sus presas. Su vuelo es particularmente grácil, con una batida poderosa y elegante.

Peso y tamaño

  • Hembra: Mide entre 40 y 45 centímetros de longitud, y entre 97 y 115 de envergadura; pesa aproximadamente de 270 a 470 gramos.
  • Macho: Mide entre 40 y 45 centímetros de longitud, y entre 97 y 115 de envergadura; pesa aproximadamente de 235 a 310 gramos.

Aunque la hembra es notablemente más pesada que el macho su tamaño no presenta grandes diferencias.

Nota: La envergadura es el ancho que tienen de frente las aves con las alas totalmente extendidas hacia los lados.

Vuelo y plumaje

El vuelo es el principal medio de locomoción utilizado por la mayoría de las especies de aves. Juega un papel destacado en la alimentación de las aves, y en su reproducción, crecimiento y capacidad de evadir predadores.

El aguilucho cenizo con frecuencia se posa en el suelo, en pequeñas elevaciones del terreno o en postes de cercados. Ojo esto no quiere decir que no es volar, este cenizo se caracteriza por pasar gran parte del día volando en busca de presas.

Su vuelo es particularmente grácil, con una batida poderosa y elegante.

El aguilucho cenizo presenta un fuerte dimorfismo sexual, como se describe a continuación.

  • Hembra: presenta partes superiores (cabeza y nuca) marrón rojizo, con frecuentes manchas blancas. Ojos marrones, y, al igual que el macho, pico negro, y cera y patas amarillos. Su diferenciación de la hembra del aguilucho pálido es aún más complicada que en los machos. La única diferencia visible con el ave en libertad es que la hembra del aguilucho pálido presenta una mayor extensión de color blanco en la zona del obispillo.
  • Macho: presenta partes superiores (nuca, espalda y dorso de las alas) de color gris. Las partes inferiores blancas, con pecho y garganta blancas. Las plumas primarias son negras, y las secundarias muestran una banda negra en la parte superior del ala, y dos bandas negras en la parte inferior; La cola es de color gris claro, con unas barras algo más oscuras, no muy marcadas; Llamativos ojos amarillos y pico negro, con la cera amarilla al igual que sus patas. Puede ser complicada su diferenciación del macho de aguilucho pálido, pero éste no presenta las franjas alares negras características del cenizo.



Reproducción y hábitat

El aguilucho cenizo –hembra– es quien construye siempre un nido nuevo cada año en el suelo y en espacios abiertos, en ella recae esta construcción, aunque el macho suele hacer frecuentes aportes de material. En su mayoría son construidos con hierba seca y tallos de cereal. Se le ha visto anidar hasta los 1500 metros, pero por lo general es raro que lo haga a más de 1200 metros.

Luego de la construcción, las puestas se realizan a finales de abril o principios de mayo, y varían entre dos y cinco huevos con característica azul muy pálido, casi blanco, de unos 32x41mm. Su incubación al igual que la fabricación del nido es tarea exclusiva de la hembra, aunque durante esta época el macho se encarga del aporte de alimento. Esto se produce 5 ó 6 veces al día durante la incubación, y 7-10 veces una vez que los pollos han salido del huevo.

Como es habitual en los aguiluchos, el macho pasa la presa a la hembra en el aire. Ésta sale al encuentro del macho cuando lo ve acercarse al nido. Se sitúa debajo de él, que arroja la presa para que la hembra la recoja al vuelo.

El período de incubación dura aproximadamente 30 días. A los 40 días de la eclosión, los pollos ya son capaces de volar. Sin embargo, la hembra permanecerá cerca de los pollos hasta que llegue el momento de la migración.

El hábitat del aguilucho cenizo incluye todo tipo de espacios abiertos, desde marismas y pantanos hasta grandes claros de bosques. Sin embargo, en la península ibérica suele preferir las extensas plantaciones de cereal, donde anidan en el suelo.

Esta especie se encuentra en prácticamente todo el Paleártico occidental. En casi todos los países europeos es posible hallar al menos una pequeña población, excepto en Noruega, donde está ausente. El área de cría se extiende desde los Urales hasta Portugal. También anida en el norte de África, especialmente en Marruecos. En las islas británicas únicamente se encuentra en el sur de Inglaterra. En España anida prácticamente en todo el país, aunque es escasa en el sudeste, y muy rara en la vertiente atlántica de la cordillera cantábrica.

A pesar de esta amplia distribución, es un ave no demasiado común. Únicamente tiene grandes poblaciones en Francia, España, Rusia, Bielorrusia y Polonia.

Es un ave migratoria, que llega a sus lugares de cría desde finales de marzo y durante todo el mes de abril. Antes de las migraciones se concentran en grandes grupos, formando bandos separados los machos, las hembras y los ejemplares inmaduros.

La migración a las zonas de invernada suele comenzar en agosto, y termina a mediados de octubre. Los individuos que anidan en Europa suelen pasar el invierno en el África subsahariana. Normalmente no suelen ir más allá del golfo de Guinea, aunque algunos individuos pueden llegar hasta Sudáfrica. Los individuos asiáticos suelen migrar hacia el subcontinente indio.