HISTOLOGÍA DEL SISTEMA NERVIOSO

Dos tipos principales de células forman el sistema nervioso, las neuronas y la neuralgia. Las neuronas son células excitables que conducen los impulsos que hacen posible todas loas funciones del sistema nervioso. En otras palabras, forman el ¨alambrado¨ de los circuitos de información del sistema nervioso. Por otra parte, la neuroglia o célula neurogliales no conducen información ellas mismas, pero apoyan de diversas maneras la función de las neuronas.

Las neuronas son el más conocido integrante celular del sistema nervioso, aunque no el único. Constan de un cuerpo celular, pericarion o soma donde podremos encontrar el núcleo y citoplasma perinuclear, siendo estos cuerpos habitualmente poligonales en el Sistema Nervioso Central (SNC) y redondo en los ganglios de la raíz dorsal. Las dendritas se proyectan desde el soma para realizar la recepción de estímulos, mientras que el axón, de diámetro variable, se proyecta también desde el pericarion teniendo unas dilataciones cerca de su extremo denominadas “terminales del axón” donde se podrán encontrar además unas dilataciones llamadas bulbos terminales o bulbos sinápticos ya que se aproximan a otras células para sinaptar.

La mayor parte de las neuronas están compuestas por tres partes definidas: un cuerpo celular, múltiples dendritas y un solo axón.

-Cuerpo celular: conocido también como pericarión o soma, es la porción central de la célula en la cual se encuentra el núcleo y el citoplasma perinuclear.

-Las dendritas: son las terminaciones sensitivas (aferentes) de la neurona.

-Axón: Se origina en el cuerpo celular a nivel del cono de implantación axoniana como una sola proyección delgada que se extiende a distancias más largas desde el cuerpo celular que las dendritas. El grosor del axón se relaciona directamente con su velocidad de conducción.

Una neurona es una de las células nerviosas encontradas en todo el cuerpo; elemento fundamental de la estructura del sistema nervioso. Está encargada entre otras cosas de trasmitir el flujo nervioso. Un cerebro humano contiene unas 100.000 millones de neuronas.

Las neuronas se hallan en el encéfalo, la medula espinal y los ganglios nerviosos; forman una red de contacto en todo el cuerpo. Se unen entre ellas a través de una unión discontinua llamada sinapsis. Si dicha sinapsis ocurre por contacto físico se trata de una sinapsis eléctrica, y si es a través de una hendidura, se le llama sinapsis química.

Las partes primarias de una neurona son:

• Cuerpo celular o Soma: es la parte central de la neurona, y de ahí salen las prolongaciones que permiten la comunicación nerviosa.

• Las dendritas: con número y estructura variable según el tipo de neurona, transmiten los potenciales de acción desde las neuronas adyacentes hacia el cuerpo celular (soma).

• Axón: es una de las prolongaciones más importantes de la neurona, pues actúa como un cable para transmitir los impulsos nerviosos o potenciales de acción, desde el cuerpo celular, hasta la siguiente célula. Una neurona sólo puede poseer un único axón. Los axones pueden agruparse y formar lo que comúnmente llamamos fibra nerviosa. La terminación axonal tiene forma abultada y se llama botón presináptico, el cual contiene las vesículas sinápticas incluyendo en su interior a los neurotransmisores, que son sustancias químicas responsables de transmitir los mensajes a la neurona que le sucede.

FUNCIÓN DE LAS NEURONAS

Las neuronas tienen la capacidad de comunicarse con precisión, rapidez y a larga distancia con otras células, ya sean nerviosas, musculares o glandulares. A través de las neuronas se transmiten señales eléctricas denominadas impulsos nerviosos.

El impulso nervioso, en las neuronas de un organismo vivo, viaja desde las dendritas, donde se recibe el estimulo, hacia el terminal presináptico.
Las neuronas conforman e interconectan los tres componentes del sistema nervioso: sensitivo, integrador o mixto y motor; De esta manera, un estímulo que es captado en alguna región sensorial entrega cierta información que es conducida a través de las neuronas y es analizada por el componente integrador, el cual puede elaborar una respuesta, cuya señal es conducida a través de las neuronas. Dicha respuesta es ejecutada mediante una acción motora, como la contracción muscular o secreción glandular.

Según el tamaño de las prolongaciones, los nervios se clasifican en:

  • Las neuronas motoras tipo I que tienen axón largo (pueden llegar a medir un metro) y generalmente, mielínico.
  • Las neuronas sensitivas tipo II que tienen axón cortó.
  • Las células piramidales de la corteza cerebral.
  • Las voluminosas células de Purkinje del cerebelo/corteza cerebelosa.
  • Las grandes neuronas motoras de la medula espinal.

La cantidad estimada de estas células en el sistema nervioso es de unos tres mil millones.

Su forma y tamaño pueden ser muy variados, dependiendo de la situación y la función que desempeñen, pero su principal característica morfológica es la presencia de numerosas prolongaciones que emergen de su cuerpo. Éstas, que son las encargadas de trasmitir los impulsos nerviosos, pueden ser de dos tipos: las dendritas y los axones.

Las dendritas, cuya longitud es microscópica, suelen ser muy numerosas y se extienden alrededor de la célula, estableciendo relaciones con otras dendritas pertenecientes a neuronas diferentes.

Sin embargo, la prolongación más importante es el cilindroeje, o axón, del que sólo existe uno en cada neurona. Aunque los hay muy cortos, los axones pueden ser larguísimos, como los de las células del lóbulo frontal de la corteza cerebral, que llegan hasta la medula lumbosacra, o los de las neuronas de las astas anteriores de la médula, que pueden llegar hasta la punta del dedo del pie. Sin embargo, su diámetro siempre es microscópico: no supera 0,01 mm de espesor.

El extremo del cilindroeje se ramifica y puede establecer contacto con otras células nerviosas o con otros tipos de células diferenciadas, por ejemplo fibras musculares.

La excitación siempre baja desde el axón de una neurona a las dendritas o el cuerpo de otra, pero nunca en sentido inverso. Esta propiedad, la más característica de la sinapsis, es fundamental para toda la fisiología del sistema nervioso.


CLASIFICACIÓN SEGÚN LA POLARIDAD

Según el número y anatomía de sus prolongaciones, las neuronas se clasifican en:

• Neuronas monopolares o unipolares: son aquéllas desde las que nace sólo una prolongación que se bifurca y se comporta funcionalmente como un axón salvo en sus extremos ramificados en que la rama periférica reciben señales y funcionan como dendritas y transmiten el impulso sin que este pase por el soma neuronal. Son típicas de los ganglios de invertebrados y de la retina.

• Neuronas bipolares: poseen un cuerpo celular alargado y de un extremo parte una dendrita y del otro el axón (solo puede haber uno por neurona). El núcleo de este tipo de neurona se encuentra ubicado en el centro de ésta, por lo que puede enviar señales hacia ambos polos de la misma. Ejemplos de estas neuronas se hallan en las células bipolares de la retina (conos y bastones), del ganglio coclear y vestibular, estos ganglios son especializados de la recepción de las ondas auditivas y del equilibrio.

• Neuronas multipolares: tienen una gran cantidad de dendritas que nacen del cuerpo celular. Ese tipo de células son la clásica neurona con prolongaciones pequeñas (dendritas) y una prolongación larga o axón. Representan la mayoría de las neuronas. Dentro de las multipolares, distinguimos entre las que son de tipo Golgi I, de axón largo, y las de tipo Golgi II, que no tienen axón o éste es muy corto. Las neuronas de proyección son del primer tipo, y las neuronas locales o interneuronas del segundo.

• Neuronas pseudounipolares: son aquéllas en las cuales el cuerpo celular tiene una sola dendrita o neurita, que se divide a corta distancia del cuerpo celular en dos ramas, motivo por cual también se les denomina pseudounipolares (pseudos en griego significa "falso"), una que se dirige hacia una estructura periférica y otra que ingresa en el sistema nervioso central. Se hallan ejemplos de esta forma de neurona en el ganglio de la raíz posterior.

• Neuronas anaxónicas: son pequeñas. No se distinguen las dendritas de los axones. Se encuentran en el cerebro y órganos especiales de los sentidos.

CLASIFICACIÓN SEGÚN SU FUNCIÓN

 Neuronas Sensoriales: Son aquellas que conducen el impulso nervioso desde los receptores hasta los centros nerviosos. (Captan la información del entorno del ser humano), es decir recogen información del entorno para ser procesada en el cerebro y constituyen las vías aferentes a través de los nervios sensitivos, a las que perciben la presión, el frio y el calor se las conoce como nociceptores.

 Neuronas Asociativas o Interneuronas: Permiten comunicar las neuronas sensitivas con las motoras. Este tipo de neurona se encuentra exclusivamente en el sistema nervioso central.

Neuronas Motoras o eferentes: Los nervios eferentes son los que llevan el impulso nervioso desde el Sistema Nervioso Central hasta los órganos efectores y los nervios motores son los que llevan los impulsos del soma a los botones terminales y le indica a los músculos que debe dar la respuesta al estimulo (vía eferente).

LA NEUGOGLIAS

Son las encargadas de la recepción en la transmisión de los impulsos nerviosos hacia el SNC y desde éste son las neuronas. (neuro= nervio; glia= pegamento=. Las células en general son más pequeñas que las neuronas y las superan en 5 a 10 veces en número 50% del volumen del encéfalo y la medula espinal). Su función es el sostén metabólico y mecánico y la protección de las neuronas.
Hay cuatro tipos principales de células neurogliales, los astrocitos, los oligodendrocitos, la microglia y el epéndimo.

Las células de la neuroglia que residen exclusivamente en el SNC son:

-Astrocitos: Pueden ser de dos clases: protoplasmáticos y fibrosos. Los astrocitos protoplasmáticos se encuentran en la sustancia gris. Sirven de sostén a las neuronas.

-Oligodendrocitos: Su función es la producción de mielina en el SNC.

-Células de microglia: Las células de microglia se originan en la médula ósea. Funcionan como fagocitos para eliminar los desechos y las estructuras lesionadas en el SNC.

-Células ependimarias: Estas células revisten los ventrículos cerebrales y al conducto raquídeo. En los sitio son los que el tejido nerviosos es delgado, estas células forman una membrana limitante interna que reviste al ventrículo, y una membrana limitante externa, por debajo de la piamadre, formada por pedículos delgados fusionados.

-Células de Shwann: Están localizadas en el SNP, en el cual envuelven los axones. Pueden formar dos tipos de cubiertas sobre estos axones: mielínicos y no mielínicos. Los axones que tienen mielina envuelta a su alrededor se conocen como nervios mielínicos.


SINAPSIS

Se conoce como “Sinapsis” al punto en que se transmite un impulso de una célula pre-sináptica (neurona) a una post-sináptica (neurona, célula muscular o glandular). Pueden ser sinapsis Eléctricas o Químicas.

-Eléctricas: Muy poco comunes en los mamíferos. Se pueden encontrar en el tallo encefálico, en la retina y la corteza cerebral. Se generan uniones de intersticio entre las células por lo que transmisión del impulso nervioso es mucho más rápida.

-Químicas: La membrana pre-sináptica libera neurotransmisores a la “Hendidura Sináptica”, que es la brecha existente entre las dos células, son las mas comunes y por lo mismo las que mas describen habitualmente.

La membrana post-sináptica tiene receptores que controlan las compuertas iónicas. La unión del neurotransmisor cambia la permeabilidad de la membrana y entonces se revierte el potencial de esta.

En realidad el neurotransmisor no participa en la reacción de la membrana sino que solo induce una respuesta. El potencial post-sináptico podrá ser Excitador, un estímulo que provoca la despolarización a un valor umbral que inicia un potencial de acción, o Inhibidor que conserva el potencial o bien hiperpolariza.


Según el contacto entre las partes de la sinapsis esta puede clasificarse como axo-dendríticas, axo-somáticas, axo-axónicas o dentro-dendríticas. Los botones en “pasage” se ubican en los axones y derivan de tumefacciones pudiendo servir como sitio sináptico.

En el citoplasma pre-sináptico abundan las vesículas sinápticas ensambladas a la membrana pre-sináptica. Están llenas de sustancia neurotransmisora elaborada cerca del terminal del axón. Por otro lado, los neurotransmisores peptídicos son elaborados en el soma y son sujetos de transporte anterógrado.

El sitio activo de la sinapsis consiste en densidades cóncavas hacia el citoplasma desde la membrana y se encuentra relacionado a las vesículas sinápticas que se liberan ante un estímulo.

La sinapsina I es una proteína pequeña que forma un complejo con la superficie de las vesículas y favorece el agrupamiento de ellas. La fosforilación de esta molécula produce la liberación de la vesícula al espacio sináptico. La sinapsina II controla la vinculación de las vesículas sinápticas con los filamentos de actina.

Cuando el potencial de acción llega a la membrana pre-sináptica se produce la apertura de canales de calcio dependientes de voltaje y la entrada de este ión promueve la fusión de las vesículas con la membrana, posteriormente, el exceso de membrana será recapturado por endocitosis mediada por “clatrina”.

FIBRAS NERVIOSAS

Están formadas por haces de axones neuronales envueltos por un revestimiento constituido por el citoplasma de unos oligodendrocitos especializados, en cuyo interior se localiza la mielina, una sustancia de color blanco. Dando que no todas estas células contienen mielina, algunos cilindroejes sólo están citoplasma. En cualquier caso, la función de esta protección es aislar la carga eléctrica transportada por el axón.

Las fibras nerviosas constituyen los nervios así como la sustancia blanca de los centros nerviosos. Al salir del cerebro o de la medula espinal, las fibras nerviosas están envueltas por una membrana, el neurilema. Al acercarse a su extremo distal, las fibras pierden primero su vaina mielínica y después el neurilema.

El extremo del axón suele estar dividido en dos o más ramas terminales, que pueden volver a subdividirse. Al final, los nervios están formados por fibras desnudas, que son las que establecen el contacto con los músculos, glándulas u órganos de los sentidos.


GANGLIOS:

Son de 2 tipos:

-Sensitivos: Se relacionan con los nervios craneales V, VII, IX y X, y con cada uno de los nervios raquídeos que se orginan en la médula espinal.

-Autónomos: Los cuerpos de las células nerviosas de los ganglios autónomos son de función motora, porque hacen que se contraigan los m. Liso y cardiaco o que las glándulas secreten.

SISTEMA NERVIOSO CENTRAL (SNC)

Está constituido por el encéfalo y la médula espinal, consiste en una sustancia blanca y una sustancia gris. La sustancia blanca está compuesta principalmente por fibras nerviosas mielínicas y células de la neuroglia. La sustancia gris está constituida por cuerpos celulares neuronales, dendritas y porciones amielínicas de los axones, lo mismo que por células de neuroglia; Axones, dendritas y proyecciones de neuroglia forman una red muy entretejida de tejido nervioso que se denomina neurópoli.

La sustancia blanca son las fibras mielinizadas 8de lo que deriva el color blanco), algunas no mielinizadas y células de la neuroglía. La sustancia gris consiste en agregados de somas neuronales, dendritas, neuroglía y porciones no mielinizadas de axones.
Se conoce como “neurópilo” al conjunto de axones, dendritas y prolongaciones de la neuroglía que forman una red enmarañada de tejido neural.

Los núcleos son agregados de somas neuronales en la sustancia blanca equivalente a los ganglios del SNP.

En el encéfalo la sustancia gris se ubica en la corteza de cerebro y cerebelo y formando además “Ganglios basales” más profundos, mientras que la sustancia blanca se ubica profunda a la corteza y también rodeando a los ganglios basales.

En la médula espinal la sustancia blanca se ubica periféricamente y la sustancia gris central formando una especie de “H”. El “Conducto Central” (la luz del ex tubo neural), pequeño, está en la barra transversa de la H y recubierto por células ependimiarias. La parte que está representada por las barras verticales ce la H tiene astas ventrales y dorsales.

Las interneuronas tienen sus somas también en el asta dorsal y están limitadas por completo al SNC y forman redes que integran neuronas sensoriales y motoras.

Las “Meninges” son el recubrimiento de tejido conectivo del encéfalo y la médula espinal. Son tres:

1) Duramadre: la mas externa. Tiene una capa perióstica de células osteoprogenitoras, fibroblastos y colágeno que está vascularizada y otra capa meníngea con fibroblastos oscuros de procesos largos, colágeno y pequeños vasos sanguíneos. La “Capa celular limítrofe” está compuesta por fibroblastos aplanados, es interna a la capa meníngea y posee una matriz extracelular no figurada con proteoglicanos y sin colágeno que rodea a los fibroblastos. La duramadre raquídea no se adhiere a la pared del conducto vertebral y es un tubo continuo desde el occipital hasta el nivel de S2 (sacro). El “Espacio Epidural” se ubica entre la duramadre y las paredes óseas del conducto vertebral, se encuentra lleno de grasa epidural y un plexo venoso.

2) Aracnoides: Si bien hay vasos que al cruzan, la capa en sí es avascular. Contiene fibras elásticas, colágeno y fibroblastos entre los que se establecen desmosomas y uniones de intersticio. La primera región es una hoja plana en contacto con la duramadre y la segunda región de esta aracnoides es una telaraña formada por fibras de colágeno y las “células trabeculares aracnoideas” que son fibroblastos modificados. De esta segunda región se forman trabéculas que contactan con la Piamadre y abarcan el espacio subaracnoideo. El “Espacio Subdural” es un espacio virtual o potencial porque solo aparece por una lesión que produzca una hemorragia y de esa manera la sangre separará las capas. Los vasos de la duramadre que atraviesan la aracnoides quedan aislados por fibroblastos. En algunas zonas se presentas las “vellosidades aracnoideas” que son extensiones hacia la duramadre. Una capa delgada de células epiteloides escamosas, fibroblastos modificados, recubre la interfaz pio-aracnoidea.

3) Piamadre: la más interna, se relaciona y sigue el contorno del tejido neural pero no contacta del todo con él por una capa de procesos neurogliales que se interpone. Hay vasos sanguíneos abundantes rodeados por células piales, macrófagos, células cebadas y linfocitos. También entre la piamadre y el tejido neural, se disponen fibras elásticas y de colágeno. Los vasos sanguíneos penetran el tejido neural cubiertos por piamadre formando “Capilares continuos”, típicos del SNC. Los pedicelos de los astrocitos también recubren los capilares sanguíneos. La “Barrera Hemato-Encefálica” se establecen por las células endoteliales de los capilares continuos que poseen uniones ocluyentes, de manera que el tránsito vesicular queda restringido al transporte mediado por receptores. Teniendo estas condiciones, al inyectar moléculas en los vasos sanguíneos esas no pasarán al tejido neural y al inyectarse estas en el tejido neural no se observará que pasen a la sangre, sin embargo, moléculas liposolubles o muy pequeñas como el oxígeno molecular, el agua y el dióxido de carbono, además de algunos fármacos podrán pasar la barrera. La “Glía peri-vascular limitante” consiste en los procesos pedálicos de muchos astrocitos que rodean a los vasos sanguíneos en el SNC.

El “Plexo Coroideo” consiste en algún sentido en pliegues de la piamadre que alojan abundantes capilares y están recubiertos por células cuboides simples del “epitelio coroidal” o “ependimiario”. Este plexo particular se extiende dentro de los ventrículos laterales y del 3º y 4º ventrículos siendo su función la producción del LCR que baña el sistema nervioso central, llenando los ventrículos y el canal central de la médula espinal además de circular por el espacio subaracnoideo.

El LCR reemplaza totalmente su volumen unas cuatro o cinco veces por día; la producción oscila entre los 14-36 mL por hora. Está presente en los ventrículos, espacio subaracnoideo, espacio peri-vascular y conducto central de la médula espinal. Alrededor del 90% es agua e iones, abundando especialmente el sodio, potasio y cloruro. Contiene algunos linfocitos y células descamadas. Este líquido es importante para la actividad metabólica del SNC y además amortigua el daño físico por impacto. La reabsorción es realizada por células delgadas de las vellosidades aracnoideas en el sen venoso sagital superior. La “Barrera Sangre-LCR” se basa en las zonas oclusivas en el epitelio cúbico simple lo que impide el paso de sustancias.

La “Corteza Cerebral” está formada por la sustancia gris que se ubica periféricamente en los hemisferios cerebrales, plegada en circunvoluciones y surcos. Esta parte está a cargo del aprendizaje, la memoria, análisis, inicio de respuestas motoras e integración sensorial.

La corteza se divide en capas que son las siguientes (y contienen):
1) Capa molecular: terminales nerviosas, células horizontales y neuroglía.
2) Capa granulosa externa: Células estelares, llamadas de la granulosa, y células neurogliales.
3) Capa piramidal externa: neuroglía y células piramidales que crecen desde el límite externo al interno.
4) Capa granulosa interna: delgada, con células de granulosa pequeñas, neuroglía, células piramidales, todas densamente agrupadas. Esta capa tiene la mayor densidad celular de la corteza.
5) Capa piramidal interna: contiene células piramidales y neuroglía, con la menor densidad poblacional de la corteza.
6) Capa multiforme: células de distintas formas (de Martinotti) neuroglía.

La corteza cerebelosa también posee sustancia gris en su periferia. Su función es la regulación del equilibrio, el tono muscular y la coordinación de músculos esqueléticos. A continuación se mencionan las capas:

1) Capa molecular: bajo la Piamadre, con células estelares, dendritas y células de Purkinje y axones no mielinizados superficiales.
2) Capa de Células de Purkinje: contiene células de este nombre, grandes, con forma de frasco, exclusivas del cerebelo. Este tipo celular tiene sus dendritas hacia la capa molecular y el axón hacia la sustancia blanca. Recibe miles de sinapsis que debe integrar, siendo la única célula de la corteza que envía un impulso a exterior (siempre inhibidor) utilizando el neurotransmisor GABA.
3) Capa granulosa: la más profunda, tiene células granulosas pequeñas y glomérulos o “islas cerebelosas” donde ocurren sinapsis con las células granulosas.

La regeneración del tejido nervioso no ocurre ante la destrucción de una neurona ya que no hay proliferación pero ante un corte de axón hay reparación del daño puesto que se produce una “reacción del axón”.

Las reacciones del axón ocurren en tres regiones, siendo cambios locales en el sitio de la lesión, cambio anterógrado en puntos distales al daño y cambio retrógrado en puntos proximales a la herida. Hay que tener en cuenta que los extremos cortados deben permanecer cerca, de otra manera la regeneración no tendrá éxito.
La “reacción local” consiste en que os extremos cortados se retraen y la membrana se fusiona a ambos lados para evitar la pérdida de axoplasma. El área dañada es filtrada por macrófagos y los fibroblastos que secretan la lámina basal también secretan desechos.

En la “reacción anterógrada” el terminal del axón se hipertrofia y luego degenera. Se desintegrará el axón y la mielina, entonces las células de Schwann se "desdiferenciarán" y harán cesar la producción de mielina. Los macrófagos, y en parte las células de Schwann fagocitan los restos mortales del axón. Luego las células de Schwann proliferan y forman una columna, los “túbulos de Schwann”, encerrados por el endoneuro original.

La “reacción y regeneración retrógradas” ocurren en la porción proximal del axón lesionado, que degenera y crece un nuevo axón dirigido por las células de Schwann.

El fenómeno de “degeneración trans-neuronal” se explica porque la neurona tiene un efecto trófico sobre las células con las que contacta, de manera que al morir esta célula puede degenerar también la célula blanco u otra dirigida a la neurona, encontrándose en relación anterógrada o retrógrada.

En el SNC, para la regeneración ante una lesión, las células de la Microglía fagocitan las células dañadas y el espacio es ocupado por una “cicatriz glial” que se piensa obstaculiza mecánicamente la reparación neuronal.

LIQUIDO CEFARROLIQUIDEO

El líquido cefalorraquídeo es producido por el plexo coroides en el interior del sistema ventricular. A través de los forámens de Magendie y de Luschka fluye hasta el cuarto ventrículo o rodea la parte superior del cerebro bajando posteriormente hasta la médula espinal. Finalmente es absorbido en los cuerpos de Pacchioni y en las vellosidades aracnoideas a ambos lados del seno sagital superior.

El líquido cefalorraquídeo, en condiciones normales se produce en casi medio litro diario y después de circular al interior de los ventrículos cerebrales, que son las cavidades que existen en el interior del cerebro y que se comunican entre sí, es reabsorbido por el torrente sanguíneo y sustituido para una nueva dotación.

El líquido cefalorraquídeo tiene 3 funciones muy importantes:

• Mantener flotante el encéfalo, actuando como colchón o amortiguador, dentro de la sólida bóveda craneal. Por lo tanto, un golpe en la cabeza moviliza en forma simultánea todo el encéfalo, lo que hace que ninguna porción de éste sea contorsionada momentáneamente por el golpe.

• Sirve de vehículo para transportar los nutrientes al cerebro y eliminar los desechos.

• Fluir entre el cráneo y la médula espinal para compensar los cambios en el volumen de sangre intracraneal (la cantidad de sangre dentro del cerebro), manteniendo una presión constante.

• El LCR es producido en un 70% en los plexos coroideos de los cuatro ventrículos cerebrales, sobre todo los laterales y 30% en el epéndimo a razón de 0.35 ml/minuto ó 500 ml/día. Un adulto tiene 150 ml de éste y se renueva cada 3 ó 4 horas.

• La eliminación del líquido cefalorraquídeo se lleva a cabo a través de las vellosidades aracnoideas, proyección de las células de la aracnoides sobre los senos vasculares que alberga la duramadre. Estos senos desembocarán directamente en el torrente sanguíneo. En la región más anterior del cerebro está el espacio subaracnoideo de los lóbulos olfatorios, que se continúa con un espacio alrededor de los nervios olfatorios (por lo tanto, queda muy cerca de la mucosa olfatoria y del espacio aéreo de la nariz). Desde esta región pasa a los ganglios linfáticos.

• El fluido cerebroespinal está compuesto por: sodio, potasio, calcio, cloro, sales inorgánicas (fosfatos) y componentes orgánicos (glucosa).

Se puede obtener, por punción lumbar, por punción cisternal, o por punción ventricular. La obtención de este líquido es importante debido a que es un importante elemento de diagnóstico de enfermedades neurológicas, como pueden ser los síndromes meníngeos, las hemorragias subaracnoideas, los tumores cerebro-espinales, etc. Para la punción lumbar se utiliza una aguja de aproximadamente 10 cm. con mandril. El paciente puede estar sentado o acostado. Recordando que la médula espinal termina en los niveles L1-L2, (para no poner en riesgo un daño en la misma, optando por ello el acceso al liquido del fílum terminal, que reviste el canal ependimario, con líquido cefalorraquídeo), la punción se realiza entre la cuarta y la quinta vertebras lumbares, y tan solo se espera a que comience a gotear este líquido. Además, mientras el paciente se encuentra punzado, es posible medir la presión de este líquido con la utilización de un manómetro. Para la punción cisternal, lo único que debe cambiarse es la posición del paciente, el cual sí debe estar sentado, y además con hiperflexión cervical, ya que la aguja se introduce en el espacio occipito-atloideo. Varía de acuerdo donde se coloque el sistema de medición (anatomía); a la posición del paciente al momento del registro y a la edad.

La presión normal depende de la posición del paciente durante su toma así como la edad. Tomando como base descriptiva a la función lumbar damos como ejemplo:

 Posición sentada:

•Recién nacido = 1,5 - 8 cm de agua.
• Menor de 6 años = 4 - 8 cm de agua.
• Adulto = 18 - 25 cm de agua.
• Cisterna Magna = 0 - 12 cm de agua incluso negativa.
• Ventrículos = - 5 a 8 cm de agua.

Decúbito lateral (tendido a un costado):

• Adulto = 6 - 18 cm de agua.