TIPOS DE VIOLACIÓN

En las culturas occidentales, la forma más común de violación es la hecha por un hombre hacia una mujer; sin embargo, hay que recalcar que también se han dado caso de violaciones de mujeres hacia hombres (pero muy pocas) y de hombres hacia hombres (no marginemos a los gays, que no vea como se ponen luego esta gente).

En las sociedades occidentales, la forma más común de violación es de un hombre hacia una víctima femenina. Sin embargo, también los hombres pueden ser violados, ya sea por mujeres o por otros hombres, en este caso es más complicado probar que el delito ha sido cometido, pues es más difícil obtener pruebas de que la relación sexual no fue consensual (o sea, de mutuo consentimiento).

Finalmente, existen casos donde el padre o padrastro de la víctima es el propio violador (usualmente la víctima es menor de edad), aprovechándose de que "difícilmente alguien va a sospechar de un familiar". En los ambientes penales de muchos países latinoamericanos, los violadores de niños son encarcelados en ámbitos separados del resto de los reos, por temor a que el resto de la población penal cobre venganza (violar a un niño es un crimen repudiado incluso en la cárcel).

En resumen, esto de la violación es como los menús de una carta del McDonalds: hay muchos tipos y variantes, pero al final todas las opciones son igual de malas y enfermizas.

Culpabilización de la víctima
Una niña, exhibiéndose. Si es que las hay que lo van pidiendo, las muy depravadas

La víctima siempre tiene la culpa: ¿alguien le ordenó vestir de esa forma? ¡NO! El violador simplemente cede a los deseos que le provoca esa mujer con minifalda que pasa por la calle, si ella se cree que todos los seres humanos son gente racional, con valores morales y todas esas paparruchas, es su problema. En muchos casos, el violador, imbuido de una actitud mesiánica, asegura estar haciendo una labor social para que la gente no dé estas cosas por sentado y así todo el mundo pueda ser mejor persona. Como él.

Fantasías sexuales
Si ha leído el título de este apartado estará pensando: ¿Pero que coño tienen que ver las fantasías sexuales con las violaciones? Pues bien, una fantasía sexual es aquella fantasía cuyo contenido es sexual. Si no lo sabía, ya lo sabe, así que siga leyendo.

Que a usted le guste fantasear con cosas que vayan más allá de una relación sexual en la postura del misionero y con las luces apagadas, no significa que sea un violador en potencia, como mucho es un degenerado y/o una buscona. Por otra parte, las fantasías relacionadas con el acto de violar o ser violado (hay que ser rarito), son algo menos habitual pero no por ello delictivo. Tal vez usted disfrute con esos inocentes vídeos en que jóvenes rusas son forzadas en su casa por el electricista y al final les acaba gustando o esos otros en que una angelical japonesita vestida de colegiala grita como una posesa aunque de hecho no es que oponga mucha resistencia. Pero no se deje engañar, estas actrices no siguen el método Stanislavsky (a no ser que eso también sea algún tipo de postura) y no es conveniente extraer conclusiones precipitadas o dar por sentadas cosas que igual no son como en la tele, ya que es entonces cuando una persona empieza a estar mal de la azotea.