LA CRIPTORQUIDIA – Testículo fuera del escroto


Criptorquidia, término médico que se refiere a uno o ambos testículos que se producen fuera o que no están en el escroto en el momento del nacimiento del bebé. Esto se debe corregirla quirúrgicamente tan pronto como sea posible, debido al riesgo de complicaciones a largo plazo, como el cáncer testicular o la infertilidad en la vida adulta.

El tratamiento para testículos criptórquidos es la cirugía, cuyo objetivo quirúrgico es la corrección de la ubicación del o los testículos, colocándolos dentro del escroto.

La palabra “Criptorquidia” es de origen griego que significa “testículo oculto” (cripto = oculto + orquis = testículo).

Los testículos empiezan a formarse a partir de la 6ª semana de gestación en el área abdominal, cerca de los riñones. Alrededor de la 9ª o 10ª semana, los testículos migran a la región inguinal (ingle), donde permanecen hasta la 28ª semana de embarazo.

Entre la 28ª y 40ª semana de embarazo, los testículos migran lentamente a través del canal inguinal hacia el escroto, su destino final. En algunos niños, especialmente en recién nacidos prematuros, el proceso de migración de los testículos solamente se completa semanas o meses después del nacimiento.

Aproximadamente un 3 a 5% de los bebés nacidos a término (es decir, después de la 37ª semana de gestación) presentan por lo menos un testículo que no completó su trayecto de descenso. En los casos de bebés prematuros, la incidencia es mucho mayor, cerca del 30%.

Sin embargo, en la mayoría de los bebés, el testículo termina por migrar naturalmente hacia el escroto durante los primeros meses de vida, para que al final del primer año solamente el 1% de los niños presentan todavía criptorquidia.

En el 90% de los casos, la criptorquidia es unilateral, es decir, solamente uno de los testículos no desciende. Es más común que el testículo criptorquídico sea el izquierdo.

Los sitios más comunes de retención testicular son la región abdominal, inguinal y supraescrotal, como se muestra a continuación.

En el 80% de los pacientes, el testículo criptorquídico es palpable en algún momento a lo largo del canal inguinal.

En una minoría de casos es posible que la criptorquidia se presente solamente después de algunos años de vida. El niño presenta ambos testículos en el escroto al final del primer año, pero entre 4 y 8 años de edad uno de los testículos se levanta y se queda atrapado en la región inguinal.

También hay casos de testículo retráctil, que son testículos que suben y bajan fácilmente saliendo y entrando en el escroto de vez en cuando. Este caso es distinto del testículo ascendente descrito anteriormente porque, además del testículo poder volver espontáneamente al escroto, se puede también fácilmente empujar con los dedos hacia la posición correcta.

Por último, existen los casos de criptorquidia causada por los testículos ectópicos, que se presenta cuando uno de los testículos pasa por el canal inguinal, pero en vez de ir al escroto termina por migrar hacia las regiones anómalas como el periné, muslo o la región suprapúbica.

Factores de riesgo para la criptorquidia

Las causas de criptorquidia son aún desconocidas. La enfermedad es probablemente una combinación de factores genéticos, ambientales, anatómicos, hormonales y de salud materna.

Aunque las causas todavía no se conocen completamente, los principales factores de riesgo son bien conocidos. Los más importantes son:

  • Bajo peso al nacer.
  • Parto prematuro
  • Historia familiar de criptorquidismo.
  • Historia familiar de problemas de desarrollo genital.
  • Consumo de alcohol por la madre durante el embarazo (Lee: ALCOHOL EN EL EMBARAZO – ¿Cuál es el Límite Permitido?).
  • Fumar durante el embarazo
  • Exposición de los padres a ciertos tipos de plaguicidas.
  • Malformaciones fetales, como defectos del tubo neural, defectos de la pared abdominal, parálisis cerebral o cambios genéticos que causan la reducción de la producción de testosterona.

Complicaciones de la criptorquidia

A pesar de la criptorquidia en sí no causar ningún síntoma relevante, su corrección quirúrgica temprana es importante debido a los riesgos de complicaciones.

Las posibles complicaciones y secuelas de los testículos criptórquidos incluyen:

  • Hernia inguinal.
  • Torsión testicular.
  • Compresión del testículo por lesiones en la región donde está atrapado.
  • Problemas de fertilidad en la vida adulta.
  • Mayor riesgo de cáncer de testículo.

Fuente: