ORZUELO INTERNO Y EXTERNO – Oftalmología

En oftalmología, el orzuelo es una protuberancia roja y dolorosa cerca del borde del párpado que puede tener la apariencia de un forúnculo o una espinilla. También popularmente llamado bulto, golondrino, grano, pústula o roncha. Esta protuberancia es una infección de origen bacteriano que se presenta en las glándulas en los párpados superiores o inferiores.

El orzuelo se produce cuando hay obstrucción y contaminación de estas glándulas, generalmente por la bacteria Staphylococcus aureus. El proceso es muy similar a lo que ocurre en la formación de acné común (espinillas) en la piel, con obstrucción de una glándula sebácea y contaminación de la misma por bacteria.

Orzuelo interno

El orzuelo interno es aquel que se produce en el interior de los párpados; suele localizarse más lejos del borde del párpado y tardan más tiempo en sanar en comparación con los orzuelos externos, esto es ya que el absceso no puede drenar tan fácilmente. Los síntomas pueden parecerse a los de otros trastornos por lo cual es conveniente consultar al médico.

Orzuelo externo

El orzuelo externo es aquel que se produce en la parte exterior de los párpados; es una inflamación rojiza y tierna al tacto en el borde del párpado que tiende a drenar espontáneamente en poco tiempo. En el lugar de la lesión se palpa un nódulo duro y muy doloroso.

Todos poseemos glándulas sebáceas en la piel, cuya acción es secretar una sustancia aceitosa llamada sebo, que tiene como objetivo prevenir la sequedad de la piel.

En los párpados estas glándulas sebáceas quedan cerca de las pestañas y reciben el nombre de glándulas de Zeiss y glándulas de Meibomio.

En la mayoría de los casos, el orzuelo es una infección blanda, que se resuelve espontáneamente o con algunos cuidados sencillos, que vamos a explicar más adelante, en la parte del tratamiento.

Sin embargo, la infección del orzuelo puede hacerse más agresiva, requiriendo la ayuda de un oftalmólogo.

Fuentes: