SÍNDROME METABÓLICO (Síndrome X)

El síndrome metabólico, conocido como síndrome de resistencia a la insulina o síndrome x. Este síndrome no es exactamente una enfermedad, sino más bien un grupo de alteraciones que, cuando se presentan juntas, pueden aumentar el riesgo de enfermedades cardíacas, ACV, diabetes mellitus tipo 2 y varias otras enfermedades.

El síndrome metabólico requiere diagnóstico médico, además de una circunferencia grande de la cintura, la mayoría de los trastornos asociados con el síndrome metabólico no presentan síntomas.

Las personas con este síndrome pueden sufrir de obesidad o sobre pesos. También comunes: diabetes, grasa abdominal o presión arterial alta.

La pérdida de peso, el ejercicio, una dieta saludable y dejar de fumar pueden resultar de ayuda. También pueden recetarse medicamentos.

La causa del síndrome metabólico se desconoce. Su fisiopatología es extremadamente compleja y solo ha sido dilucidada una parte de ella. La mayoría de los pacientes tienen una edad considerablemente mayor, son obesos, sedentarios, y tienen cierto grado de resistencia a la insulina. La resistencia a la insulina juega un papel central en la génesis de este síndrome. La hiperinsulinemia, es decir, una concentración elevada de insulina en el plasma sanguíneo, resulta ser un factor de riesgo independiente para la aparición de enfermedad isquémica del corazón, ayuda a la aparición temprana de la diabetes y a su progresión subsecuente, y contribuye a la aparición de otro número de patologías asociadas que se traducen en factores de riesgo cardiovascular.

El síndrome metabólico es más común en pacientes con las siguientes características:

  • Edad superior a 40 años.
  • Menopausia (en mujeres).
  • Mala alimentación (dieta rica en carbohidratos y grasas saturadas).
  • Tabaquismo.
  • Sobrepeso (IMC por encima de 25 kg/m2).
  • Estilo de vida sedentaria.
  • Historia familiar de diabetes.

Los pacientes que cumplen con los criterios para el Síndrome X tienen un alto riesgo de desarrollar varias enfermedades potencialmente severas. Las dos más importantes son la diabetes mellitus tipo 2 y la enfermedad coronaria. En el síndrome metabólico el riesgo de desarrollar la diabetes es de 3 a 5 veces mayor que en la población general y de infarte es dos veces más grande.

Fuente: