Contabilidad medioambiental

El término medioambiental se refiere a lo perteneciente o relativo al medio ambiente. En contabilidad, también llamada contabilidad ecológica, ambiental o verde es un tipo de contabilidad que incluye, en las cuentas de una organización o país, elementos que hacen referencia al impacto ambiental de sus acciones. De esta manera se extiende el concepto de "beneficios" o "pérdidas", sacándolo de un ámbito puramente monetario. Se puede saber así de una forma rigurosa y estandarizada si las actuaciones corporativas o estatales son beneficiosas o perjudiciales para el medio ambiente.

La contabilidad medioambiental identifica y mide el uso de recursos, su impacto y sus costes. Los costes pueden incluir la limpieza de lugares contaminados, multas de carácter medioambiental, impuestos, compra de tecnología verde, tratamiento de residuos y, en última instancia, la integración de externalidades ambientales.

Un sistema de contabilidad medioambiental se compone de una cuenta ecológica y de una cuenta convencional adaptada. La cuenta convencional adaptada mide los impactos sobre el medio ambiente en términos monetarios. La cuenta ecológica mide el impacto que una empresa tiene en el medio ambiente en términos físicos (kilogramos de residuos producidos, kilojulios de energía consumida, etc.).

Objetivos y aplicación de la contabilidad medioambiental

Tiene como objetivos medir los impactos financieros y no financieros que produce sobre una empresa el cuidado que esta tenga de que sus procesos sean respetuosos con el medio ambiente; mide cuánto le cuesta a la empresa cuidar (o no cuidar) el medio ambiente. Los costos ambientales pueden dividirse en costos de prevención, de detención, de fallos internos y por acontecimientos externos.
Aquellos costos ambientales no incluidos en los libros contables de la empresa se denominan externalidades y son costos soportados por el resto de la sociedad.

Hay tres ámbitos donde actualmente se aplica la contabilidad medioambiental, estos son:

  • Ambiental global: Se refiere a la que se aplica a escala planetaria. Contempla aspectos energéticos, ecológicos y económicos. La Tierra es el sistema en estudio, y su equilibrio energético se basa en las recepciones y pérdidas de energía solar.
  • Ambiental estatal: El objetivo principal de esta contabilidad es ayudar a entender y gestionar las relaciones entre los objetivos económicos tradicionales (por ejemplo el crecimiento, el beneficio o el aumento de la facturación) y los objetivos medioambientales (por ejemplo la lucha contra el calentamiento mundial, la preservación del entorno, su restauración o su mejora). Esta contabilidad también aumenta la disponibilidad de información importante para analizar políticas, especialmente cuando se pasan por alto aspectos vitales. Se dice que la contabilidad verde solo asegura una sostenibilidad débil, lo que se debería considerar como un paso hacia el objetivo final: una sostenibilidad fuerte.
  • Ambiental corporativa: Se aplica en el ámbito de una empresa. Consiste en la identificación, análisis y uso de información relativa a los flujos de energía, agua, materiales y residuos e información monetaria sobre los costes asociados.
Versión 7.01 by Js & enciclopediadetareas.net