Impuestos propios y cedidos


Los impuestos son tributos que se exigen en función de la capacidad económica de los obligados a su pago; son la vía más importante de financiación de las arcas públicas; se caracterizan porque son cantidades cuyo pago se exige sin que exista contraprestación alguna por parte del estado y porque gravan la capacidad económica del contribuyente.

Los impuestos propios son aquellos que están establecidos y regulados por la propia comunidad, mientras que los cedidos son establecidos y regulados por el estado pero su gestión y/o recaudación está cedida a las comunidades autónomas.
Versión 7.01 by Js & enciclopediadetareas.net