Oportunismo y oportunista político

La política es el arte, doctrina u opinión referente al gobierno de los Estados. La ciencia política constituye una rama de las ciencias sociales que se ocupa de la actividad en virtud de la cual una sociedad libre, compuesta por personas libres, resuelve los problemas que le plantea su convivencia colectiva. Es un quehacer ordenado al bien común. Es la ciencia social que estudia el poder público o del Estado. Promoviendo la participación ciudadana al poseer la capacidad de distribuir y ejecutar el poder según sea necesario para garantizar el bien común en la sociedad.

El oportunismo es una forma específica de responder a las oportunidades, la cual implica priorizar el interés propio y obviar principios éticos relevantes para lograr ciertas metas o para resolver preocupaciones compartidas por un grupo. El oportunismo o comportamiento oportunista es un concepto importante en campos tales como la biología, economía, teoría de juegos, ética, psicología, sociología y ciencia política.

A veces, el oportunismo es definido como la habilidad de capitalizar los errores de otros: utilizar oportunidades creadas por los errores, debilidades o distracciones de los oponentes en ventaja de uno mismo.

Algunas veces, el oportunismo es redefinido por hombres de negocios simplemente como la teoría de descubrir y seguir oportunidades. Tales hombres de negocios están motivados por su desagrado de la idea de que no puede haber nada "malo" en capitalizar las oportunidades. Según esta redefinición, el oportunismo es un eufemismo para «emprendimiento».

Como un estilo de comportamiento humano, el oportunismo tiene la connotación de una falta de integridad. La idea subyacente es que el precio de la búsqueda desenfrenada del egoísmo es la inconsistencia del comportamiento, es decir, en última instancia, es imposible ser egoísta y continuar siendo coherente al mismo tiempo. Por lo tanto, el oportunismo consiste en comprometer una parte u otro principio generalmente respetado; sin embargo, el límite entre el "legítimo interés propio" y "el egoísmo no deseable (o anti-social)" puede ser difícil de definir: la definición puede depender de un punto de vista o posición en la vida. Una postura oportunista puede ser valorada positivamente como una opción legítima, en caso sea el mal menor.

Oportunista político

El oportunista es una especie de Judas, traidor y mercenario político, en el proceso de lucha, es un ardiente defensor de su trinchera; por ejemplo, si es partidario de ideas liberales, democráticas, del libre mercado, se declara furibundo enemigo de concepciones políticas de izquierda, a las que ataca de totalitarias y enemigas de la libertad individual. Nuestro personaje aparece así, por circunstancias en las que su partido político ostentan el poder, situación que lo beneficia, tiene un cargo público importante en el Estado, goza de buen salario, tiene una buena posición social, vehículo, combustible, por ende, tiene una cuota de poder, lo cual sin dudas se lo debe al partido político del cual es simpatizante.

Sin embargo, nuestro oportunista de la noche a la mañana sufre un desdoblamiento, acontece que el partido político en el cual milita es desalojado del poder, en esas circunstancias, revisa y sopesa sus intereses personales, empieza a coquetear con el partido que salió victorioso, agrupación que en el pasado era su oponente y adversario, de manera que las barreras y las razones políticas-ideológicas que antes lo enfrentaban, las hace a un lado, pues ahora lo que cabe es mantener el statu quo, del cual ha venido gozando plenamente.

Fuente:

Categorías: Política
Versión 7.01 by Js & enciclopediadetareas.net