Población humana en la Antártida

Cuando hablamos de población humana nos referimos al grupo de personas que viven en un lugar determinado. La Antártida debido a su baja temperatura solo tiene una población de 1,000 a 5,000 habitantes. Con una superficie de 14 millones de kilómetros cuadrados, es el continente más frio del Planeta Tierra, no es de esperase que se registró la temperatura más fría desde que hay datos, para ser preciso -89.9 ºC. Este registro se tomó en la base rusa el 21 de julio de 1983.

Los primeros habitantes semipermanentes de las regiones cercanas a la Antártida (zonas situadas al sur de la convergencia antártica) fueron los cazadores de focas británicos y estadounidenses que solían pasar un año o más en Georgia del Sur, a partir de 1786. Durante la época ballenera, que duró hasta 1966, la población de esa isla varió de más de 1.000 en verano (más de 2.000 en algunos años) a unos 200 en invierno. La mayoría de los balleneros eran noruegos, con una proporción creciente de británicos. Los asentamientos incluyeron Grytviken, Puerto Leith, base King Edward Point, Stromness, Husvik, puerto del Príncipe Olav, puerto Nueva Fortuna y Buen Arroyo. Los gerentes y otros oficiales superiores de las estaciones balleneras a menudo vivían juntos con sus familias. Entre ellos estaba el fundador de Grytviken y la Compañía Argentina de Pesca, el capitán Carl Anton Larsen, un destacado ballenero y explorador noruego que, junto con su familia.

La primera niña nacida en la zona frontal polar antártica fue la noruega Solveig Gunbjörg Jacobsen, nacida en Grytviken el 8 de octubre de 1913, y su nacimiento fue registrado por el magistrado británico residente en las Islas Georgias del Sur y Sandwich del Sur. Era hija de Fridthjof Jacobsen, subgerente de la estación ballenera, y de Klara Olette Jacobsen. Jacobsen llegó a la isla en 1904 y se convirtió en la directora de Grytviken, sirviendo desde 1914 hasta 1921; dos de sus hijos nacieron en la isla.