Religión en la Antártida: católicos y ortodoxos

Dicho de la Antártida: "por debajo de 40 grados sur no hay ley; por debajo de 50 grados sur no hay Dios". A pesar de ese dicho cuenta con varios lugares de culto, y tiene una demanda creciente de servicios religiosos y de espacios de culto en su territorio.

En la actualidad, los únicos edificios religiosos de la Antártida son de la religión cristiana. La exploración del continente estuvo estrechamente relacionada con las actividades religiosas y contó con numerosos religiosos (por ejemplo, geofísicos jesuitas). Algunos de los primeros edificios religiosos están protegidos como monumentos históricos. 

De las cerca de 90 bases que hay en la Antártida, la mitad solamente se utiliza en los meses de verano. La mayoría de las bases cuenta con una pequeña habitación de reuniones dispuesta también para oficiar cultos religiosos. Las bases y comunidades de mayor tamaño emplean una habitación propia, a menudo un contenedor de acero improvisado para fines religiosos. La Capilla de las Nieves fue erigida por el capellán católico John C. Condit y personal voluntario en horas libres en 1956 en la base McMurdo (isla de Ross) como capilla para varias denominaciones cristianas. Ofrece servicios protestantes y católicos, pero también alberga reuniones de otras religiones, como los mormones, bahái y budistas, e incluso para grupos no religiosos, como Alcohólicos Anónimos. Fue reconstruida tras un incendio en 1978 y reconsagrada en 1989. Luego de que Estados Unidos dejó de proveer un capellán católico a sus misiones antárticas, fue asistida en verano desde 1967 hasta 2015 por sacerdotes católicos de Nueva Zelanda, el último de ellos fue Gerard Creagh de la diócesis de Christchurch, quien cada dos semanas viajaba hasta la base Amundsen-Scott.

Sitios católicos

El Programa Antártico Mundial propone construir una capilla católica en la base Mario Zucchelli (bahía Terra Nova). La mayor parte de los sitios católicos de la Antártida se debe a la presencia argentina en el continente. La primera capilla plenamente católica, la capilla San Francisco de Asís, fue inaugurada el 18 de febrero de 1976 en la base argentina Esperanza por el jesuita Buenaventura De Filippis, que invernó en la base dos años consecutivos. Allí se celebró en 1978 el primer matrimonio religioso en la Antártida, el bautismo de Emilio Marcos Palma, el primer nacimiento registrado de un ser humano en la Antártida, y las primeras comuniones en celebrarse en el continente austral. El 12 de enero de 2001 fue entronizada en la capilla una reliquia de san Héctor Valdivielso Sáez. En noviembre de 2014 el capellán mayor del Ejército Argentino entregó a la dotación de la base una reliquia de san Francisco de Asís para la capilla.

La capilla cristiana (o, de hecho, de cualquier religión) más meridional se encuentra en la base Belgrano II, en el Nunatak Bertrab, en la Tierra de Coats, a unos 1.300 km. del Polo Sur geográfico. Se trata de una capilla católica permanente hecha de hielo, la Capilla de Nuestra Señora de las Nieves.

Además de la capilla Stella Maris y de la capilla San Francisco de Asís, otros edificios católicos argentinos son la Capilla de la Santísima Virgen de Luján, construida en la base Marambio (isla Seymour); la Capilla Cristo Caminante, construida en la base San Martín; y la Capilla Nuestra Señora del Valle, en la base Carlini. A partir de 1995 el obispado Castrense de Argentina comenzó a desarrollar su programa de Pastoral antártica, asistiendo a las bases, barcos y personal antártico y destacando sacerdotes en las campañas antárticas. Desde 1996 las capillas de las bases antárticas argentinas cuentan de manera permanente con sagrarios con hostias consagradas y ministros extraordinarios de la Eucaristía designados por el obispo castrense.

Chile construyó la Capilla de Santa María Reina de la Paz, una capilla católica construida en Villa Las Estrellas (islas Shetland del Sur). Santa María Reina de la Paz es un contenedor reutilizado con espacio para 36 personas, asistido por el Servicio Religioso de la Fuerza Aérea de Chile dependiente del obispado Castrense de Chile.

También hay un pequeño santuario católico en punta Hut cerca de la base McMurdo llamado Our Lady of the Snows y apodado en inglés Roll Cage Mary. Estuvo dedicado a un seabee de la Armada de Estados Unidos que murió durante la construcción de la base en 1956. Fue restaurado en 1995 por monjas carmelitas de Nueva Zelanda.

Sitios ortodoxos

La Expedición Antártica Soviética no promovió las actividades religiosas. Sin embargo, esto cambió con la caída de la Unión Soviética y del bloque comunista en Europa Oriental.

La Capilla San Juan de Rila es una capilla ortodoxa búlgara construida en 2003 en la base San Clemente de Ohrid (Islas Shetland del Sur). Es el primer edificio ortodoxo oriental de la Antártida, y el más meridional hasta que se erigió la Capilla San Volodímir (en patrocinio de Vladimiro el Grande) en la base Vernadski.

El cementerio de la isla Buromski está entre los monumentos más destacados de la región. Se ha erigido una cruz ortodoxa rusa para marcar el sitio. La isla alberga un cementerio donde reposan 60 personas de la Unión Soviética, Checoslovaquia, la RDA y Suiza que murieron en ejercicio de sus funciones en las expediciones antárticas soviéticas y rusas. Ha sido designado un sitio o monumento histórico de la Antártica (SMH 9) a petición de Rusia a la Reunión Consultiva del Tratado Antártico.

Tras la petición del patriarca de Moscú Alejo II en 2002 de la construcción de un «templo para la Antártida», se construyó la Iglesia de la Santa Trinidad (Antártida) en la base Bellingshausen (Islas Shetland del Sur).2425 Abierta en 2004, es atendida durante todo el año por uno o dos sacerdotes, que también rotan cada año.