Crédito revolving: ejemplos y características

En sentido general, un crédito es la cantidad de dinero prestada por el acreedor al deudor, que a su vez el deudor se compromete a devolver la cantidad solicitada (además del pago de los intereses devengados, seguros y costos asociados si los hubiere) en el tiempo o plazo definido de acuerdo a las condiciones establecidas para dicho préstamo.

Crédito revolvente, conocido como crédito revolving, es un crédito que no tiene un número fijo de cuotas, en contraste con el crédito convencional. Ejemplos de créditos revolventes son los asociados a las tarjetas de crédito. Las entidades que tienen instrumentalizados estos créditos de forma corporativa los usan generalmente para conseguir liquidez para las operaciones del día a día de la compañía.

Algunos ejemplos de crédito revolvente, son las líneas de crédito y algunos tipos de crédito, como los home equity loans (HELOC), que pueden traducirse como "créditos revolventes con garantía hipotecaria o garantizados con hipoteca", en los que se dispone de crédito con límite fijado por las amortizaciones de la hipoteca.

Características comunes

  • Se requiere hacer un estudio previo (case study).
  • Un ejemplo son las tarjetas de crédito y las líneas de crédito.
  • La cantidad de crédito disponible aumenta o decrece a medida que los fondos son prestados y devueltos.
  • El crédito se puede usar repetidamente.
  • El prestatario realiza pagos con base únicamente en la cantidad que actualmente esté usando o retirando, más el interés correspondiente.
  • El prestatario puede devolver el crédito en varios plazos a lo largo de cierto tiempo (sujeto a una cuota mínimo establecida) o en un solo pago a realizar en cualquier momento.
  • En algunos casos se insta al prestatario a que pague una fianza al prestamista por la cantidad pendiente de retirar en el crédito; esto se da fundamentalmente en productos de préstamos bancarios corporativos con créditos revolventes vinculados.