Minicrédito y microcrédito

En sentido general, un crédito es la cantidad de dinero prestada por el acreedor al deudor, que a su vez el deudor se compromete a devolver la cantidad solicitada (además del pago de los intereses devengados, seguros y costos asociados si los hubiere) en el tiempo o plazo definido de acuerdo a las condiciones establecidas para dicho préstamo.

Existe lo que son mini crédito y microcrédito:

  • Mini crédito: es la cantidad de dinero prestada (hasta 600 euros) por un acreedor a cambio de devolverla en un plazo máximo de 30 días pagando además unos intereses u honorarios. Este tipo de crédito va dirigido a aquellas personas mayores de edad con necesidades de capital, incluso si es muy urgente, tienen otro crédito abierto que aún no han pagado o están en paro o en listas de morosos. Estos créditos menores de 600 euros son comercializados generalmente por prestamistas privados con página web. Los prestamistas privados que comercializan mini préstamos a través de Internet viven un momento de gran auge y proliferación, ya que cubren un nicho de mercado. La mayoría de estas empresas operan en línea y vía telefónica, e incluso a través de SMS. El interés de un mini préstamo puede superar el 2,000% de tasa anual, aunque al referirnos a estos productos no se habla de intereses sino de honorarios, lo que les permite no publicar la TAE sino simplemente la cantidad de euros a pagar.

  • Microcrédito: en economía y finanzas, es la extensión de préstamos muy pequeños a prestatarios pobres que típicamente carecen de un colateral, un empleo fijo o un historial de crédito verificable. El objetivo inicial es apoyar a iniciativas comerciales de personas o grupos de personas con poca capacidad económica -emprendedores pobres- y así reducir la pobreza en que estos se encuentran. También se pretende, en muchos casos, empoderar a las mujeres y estimular comunidades enteras por su extensión ya que en muchas comunidades, las mujeres carecen de un historial laboral estable que los prestamistas tradicionales tienden a requerir. Muchas son analfabetas, y por tanto incapaces de completar el papeleo necesario para conseguir préstamos convencionales. Para 2009 un estimado de 74 millones de hombres y mujeres poseían microcréditos que totalizaban 38 mil millones de dólares. El banco Grameen informó que las tasas de éxito del repago van entre 95 y 98 por ciento.