Pezón y areola femenina

El pezón femenino es una protuberancia en la parte más o menos central del seno que contiene entre 15 y 20 conductos lácteos dispuestos alrededor del mismo, rodeada de un área de piel sensible, con una pigmentación más oscura conocida como areola.

Se ha establecido su tamaño en aproximadamente 1 centímetro de diámetro y 1 centímetro de longitud. Su finalidad fisiológica es la de abastecer al lactante de la leche que va produciendo las glándulas mamarias durante el embarazo y la edad de amamantamiento del infante.

El pezón y la areola son también zonas erógenas (partes del cuerpo humano cuyo estímulo tiene como resultado la excitación sexual). El estímulo de los pezones con leves caricias o lamidas puede llegar a ponerlos erguidos, uno de los síntomas de que la persona está receptiva para realizar el acto sexual, aunque también las temperaturas frías o la exposición al exterior tienen el mismo efecto, endureciéndolos. El período de embarazo y la posterior lactancia tienden a aumentar un poco el tamaño del pezón, aumento que puede ser permanente tras ese proceso.


Por otra parte la areola es la piel coloreada que rodea el pezón, es un poco más áspera que el resto, en ella se encuentran los conductos de las glándulas mamarias. Observando un pezón adulto detenidamente se pueden localizar entre 15 y 20 pequeñas aberturas (conductos lactíferos) dispuestas a su alrededor de donde se saca la leche durante la lactancia. Hay otras aberturas que son las glándulas sebáceas (glándulas de Montgomery), estas producen cierta lubricación aceitosa durante esa época.

No todas las areolas tienen el mismo color sino que acapara la gama que va desde el rosado claro hasta el marrón oscuro, dependiendo del color de la piel de cada persona, existiendo variaciones incluso dentro de la misma persona. Durante el embarazo tiende a oscurecerse, recuperando su antiguo tono una vez que se ha producido el nacimiento aunque suele quedarse con el nuevo color. El tamaño también varía, no todas las areolas son iguales, estableciéndose el tamaño medio entre los 15-40 milímetros de diámetro.

La zona que ocupa el pezón y la areola es una de las calificadas como erógenas, es muy sensible a las caricias y recorrerlo con la lengua puede resultar muy estimulante, haciéndolo formar parte de los juegos eróticos previos a una relación sexual.